Bienvenidos !

Tener un hijo es una experiencia única.No estoy diciendo nada nuevo. Sí, estoy viviendo situaciones novedosas en extremo.
Escalar el Kilimanjiaro también lo es. Dónde está la diferencia entonces ?
Damos a luz una prolongación de nuestra vida . Para empezar, no es una situación fácil. Para empezar no tenemos idea de la dimensión que esta cobrando estos momentos valiosos, porque verdaderamente no se repetirán. Ni siquiera en la repetición de un hijo nuevo la experiencia será la misma.
Claro que no nos damos cuenta de ello! Afortunado aquel que toma noción. No es fácil señores! Y me ha tocado la hora ! Nos ha tocado la hora!
Se mueve la estantería, como dicen por ahí, aunque no todos pasan por el mismo proceso ni obtienen los mismos resultados.
Mi hijo se llama Benjamín y casi tiene 11 meses. Le llamamos también Ben, Benja, Pochoclo o Pichicuchi.
Lo cuido por las mañanas, donde su madre trabaja, avalando la decisión de no mandarlo a una guardería desde tan pequeño. Sí señores, tendrán que enfrentarse a muchas ideas nuevas y los temores de la separación filial es una de ellas.
Nos toca vivir una época de información respecto de la paternidad primeriza pero a la vez navegamos en los difíciles mares de la sobreinformacion. Así y todo, no existe un manual, no hay una verdad.
No existen parientes, amigos o gurúes que puedan cerrar los ojos y confirmarnos: " Ah.. ésto me pasó con Martincito!. Tenés que dejarlo o cambiarlo o ponerle o sacarle o lo que sea y se le pasa "
Es nuestro hijo y como nunca estaremos viviendo una extensión de nuestros aciertos y nuestras desgracias, más, la nada despreciable tarea de su educación.
Por si quedan dudas, lo dije desde la ironía.
Como en nuestra historia personal, la experiencia volverá a generarnos sinapsis. Estaremos aprendiendo, decidiendo, comprendiendo y comunicándonos desde el cero absoluto.
Cada mañana miro a Benjamin despertar y cuando sobrevivo a su buen o mal comienzo del día, cuando arranca llorando o me regala una preciosísima sonrisa debo acostumbrarme a pensar y sentir que ésta persona en envase pequeño está sujeto a cambios e informaciones repentinas, gigantescas y violentas y es mi deber llevarlo a la adaptación luego de la bienvenida a la raza humana.
Bienvenida a mis mañanas es mi muletilla, mi frase de respuesta rápida, mi 911 verbal para cuando mi mujer pregunta como me fue con mi hijo. Con esto quiero explicarle el terremoto diario al que sobrevivo como padre primerizo. Como hombre. Quiero explicarle la dualidad placer- terror a la que me entrego desde las profundidades de mis sentimientos.
Soy padre. Y significa que alguien me trajo a este mundo y cumplió éste papel. Todos construimos una relación con la figura paterna. Haya estado mucho, poco o nada. Comenzar a comprendernos y amarnos es una simple tarea mutua, un ejercicio donde el padre y sus hijo inician con el primer paso hacia el resto de sus vidas.
Que es la paternidad ? como sobrevivo a este nuevo estado ?Que me está pasando !!!???
Con suerte, un buen día llegan a nuestras vidas para hacerla más feliz, más interesante, menos solitaria, más amorosa, más tranquila,más estresante, más conversada, más ruidosa y muy disfrutable.
Bueno, les puse una trampa. Solo dije las partes positivas.
En este espacio trataremos de aprender, cambiar impresiones y llegar sano y salvo a la felicidad.
O sea, dormir de corrido.
Por lo tanto cuando le pregunten ; y como vas con tu hijo/ hija, ya podrán contestar:
Qué les puedo contar, bienvenidos a mis mañanas !





















Comentarios

Entradas populares