Por Venir

Por venir.
Lo que está por llegar.
Existe una única regla que no cambia: todo cambia.
La llegada de un hijo ES el cambio, creando vida familiar y acercando al varón a uno de los mayores retos trascendentales. También es el inicio de un camino adjetivado de las más raras maneras para el macho familiar.
La cuestión es que; Todo es virtual para el padre. De momento, un futuro hijo es intocable, ideal, una sombra, algo escondido, una percepción de un sentimiento recóndito, oculto.
Los minutos, las horas, los días, los meses, desde la noticia de la paternidad incipiente le crean una apreciación de responsabilidad familiar que irá en aumento. Claro, si logró aceptar ideas como ¨responsabilidad¨ y ¨familiar¨. Por aquí pueden aparecer tanto el agobio como la zozobra e incluso la molestia.
Tranquilos... diría un hipnotizador.
Nos aparece el conflicto, por lo menos en un porcentaje de hombres que jamás lo confesarían, donde cuesta encarar algunas debilidades, miedos personales y sociales.
Pero esto está sucediendo hombre! Y con éste disparo de partida averiguaremos que frustración, estress y angustia son demasiado reales para nuestro gusto.
Adaptarse y cambiar. Suena algo Darwinista pero real. He ahí la posibilidad de una solución.
Como para la mayoría de las vidas, aceptar la realidad es una respuesta fácil, difícil de concretar.
Y también, como todo en la vida, como en aquella parábola del rey y el anillo: ¨Esto también pasará
Por qué me aparece un hijo? Para qué quiero un hijo ? Ok, no hay respuestas obvias. También podría preguntarte: para qué quiero amar ? De que me sirve ?
Dije que no había respuestas obvias. Cuales darías ?
Y una vez completado el paso 1, podrán asaltarte preguntas como : podré amarlo ? Me amará ? Yo no sé amar ! Yo no puedo amar !Se olvidarán de mi !Ya no seré el centro de atención y así...
Luego nos crearemos un lindo campo aislado. Si claro, es el temor. Si claro, son fantasías. Si claro, negarlo es mejor.
Un hijo invariablemente te llevará hacia quien sos. Esquivará todo y te pedirá autenticidad. Recorrerás los caminos de los mitos sobre la paternidad, de alguna u otra manera. Que no voy a poder con un niño, que voy a perder mi libertad, que es demasiada responsabilidad, que me voy a volver loco, que no tuve un buen padre asi que no voy a poder ser bueno, que el embarazo es un tema de mujeres y si queres llegamos al Top 100.

Como llegar a la evidencia concreta de que aquello que está en tu mujer es tu hijo ? Las eco, el contacto con la panza, los latidos, luego los movimientos, el cambio que va teniendo tu pareja. Prepárate, ésto va a conectarte con los sentimientos más puros.
Por si alguna vez te preguntabas que era el amor . Aca está.
Uno puede querer estar en este mundo por circunstancia muy concretas o ni siquiera saberlo. En cualquiera de los dos casos , tener una hijo es una profunda respuesta a esas preguntas . Cada quién le dará el sentido.
Y si ésta es la primera vez donde alcanzás el horizonte de tu vida, en algún momento aparecerá el final concreto. Un hijo nos demuestra que todo era cierto. Por lo tanto, si apreciamos el descubrimiento, alegrías y tristezas deberán tener otros sabores.
A la vez, nos baja del caballo personal, del pedestal y lo más importante de la tierra es hacerle chillar al pato de hule y sacarle sonrisas
También aparece la retrospectiva. Auditoriamos a nuestros padres, reales o imaginarios, presentes o ausentes perfectos o imperfectos. Salen y entran ladrillos en nuestro mundo Lego y nos damos cuenta que todo cambia rápidamente y que adaptarse es vital y disfrutable.
Tampoco será dejar de ser nosotros sino que seremos más amplios, quizás mejores, la visión y el corazón ampliados.
Esto debe servir para algo,cierto ?

Si tu hijo está por venir, el porvenir todo junto también está relacionado con la suerte y la fortuna. Que la moneda caiga del lado correcto no dependerá de la suerte. Será tu decisión.


Comentarios

Entradas populares