Dia del padre. En la otra orilla.






No se si alguna vez te conté, querido hijo, que estuve en la otra orilla. Fiel a las divisiones contrastantes argentinas de Boca-River, chori-empanada, quiero ser padre- no quiero ser padre, papi estuvo en la opción 2. Bien me podría haber amenazado el hombre de las nieves con una careta de Carlos Saul que nada! Lo esquivé con calidad de crack.
Pero como dicen las viejas “ Todo llega a su tiempo”, me llegó.
Pero las viejas se equivocan. Muchos desean profundamente ser padres y la naturaleza, el inconsciente (gracias Sigmund...) el revirado acidodexoiribonucleico o lo que fuere les tajea las esperanzas y las ganas.
Para otros es la vida misma, el destino de mierda, lo que querían pero no resultó y hay pobre de mí y lo que pueden hacer con lo que tienen en ese momento.
Muchacho, razones sobran. Elecciones también.
Hijo, entrar en la zona “padre” sopló mi casita de cartas cerebral y... a recalcular.
Menos mal que estaba tu madre ahí. Para que nacieras,claro y para confirmar lo amado y suertudo que estaba siendo.
Me pregunto si habrá sentido lo mismo este tal Akuku Danger, con su récord de 130 esposas y 415 hijos.
Cuál es el parámetro para todo?
Como te decía, me convertiste en padre. Digamos que pasé la primera pantalla de tus 19 meses. Digamos que tengo más preguntas que respuestas, pero las respuestas que tengo me hacen amarte como nunca lo hice.
Y acá viene lo extraño, amarte me da un sentido finito de la vida, una ambivalencia de jamás dejarte y saber que me iré. Sabés como soy, no? Que no creo en ese amor pavo creado por el romanticismo y visité la tierra de las pruebas inmutables y duras para enterarme que estamos parados sobre átomos que vibran y que si dejan de hacerlo nos caemos de culo y desaparecemos
Hay!..las certezas...
Es bueno que veas ésto, los grises. Tonos que aún con mi edad de padre aprendo a discernir y a a veces a no discernir. Es bueno para que lo sepas desde ahora, desde tus corridas vacilantes para no acartonarte y convertirte en una estatua y no en un hombre.
Ya sé que encontraste el amor! Lo sé cuando nos abrazamos y nos tocamos nariz-nariz o asustamos a mamá corriendo hacia la cocina ( y no es que las mujeres deba estar allí, es que la corremos hasta ese lugar). Y el amor puede tener muchas caras. Hasta irreconocibles. Dentro y fuera de tu familia.
Ojalá te descubran de la misma manera.
Pero es el día del padre Benjamin! Y voy a estar corriéndote entre risas y enojos por querer sacar los bemoles al teclado. Es mi día gracias a vos y mamá.
Esto último está bueno.
Gracias
Espero enseñarte y que entiendas lo sencillo y poderoso de ésta palabra.
En mi día, Gracias.
Ahora, nos tomamos una mama?



                                                 aquí Akuku, que no dejó títere con cabeza

Comentarios

Entradas populares