De donde saco paciencia con estos niños?


                                                               Por qué me rompen?



De las frases más usadas, y en todas sus variantes.
Desde me tienen los jarrones llenos hasta porquenotequedasunpoquititoquietoydejásquepapáterminedehacerloquetratadehacerhacetreshoritasmiamor,siii?
La queridísima paciencia se transformó por estos tiempos en un bien de consumo de los más caros para sumar a la siempre vital crianza. Porque paciencia es tornarse los tiempos necesarios y correctos para lo que sea y ahora todo el mundo quiere, necesita la modalidad express.
Crecé rápido, hablá pronto, volvamos ya, salgamos inmediatamente, ésta cola no avanza más, la conexión es lenta, estos trámites online son la muerte de lentos, fulano  no llega más, este minuto no pasa jamás.
Hasta donde sé, el minuto sigue teniendo 60 segundos pero cambió la visión que tenemos de él. Me parece que ahora dura 30 segundos…
Por definición la paciencia es actitud que lleva al ser humano a poder soportar contratiempos y dificultades para conseguir algún bien.
Mis amigos, por lo que sé, por lo menos en lo que me tocó vivir, contratiempos y dificultades son parte de esta vida como la uña de la carne.
Por qué nos cuesta más la paciencia si sigue habiendo contratiempos?
Necesitamos de la paciencia para una crianza efectiva, de  lo contrario nacen situaciones que como un ladrillo tras ladrillo construyen un muro con nuestros hijos. Sabemos que eso no pasa solo con los hijos, pasa con las personas. A veces escuchamos “soy cero paciencia” arrojando esa frase como una declaración de principios, de que el mundo debe aceptarte sin concesiones porque el mundo te convirtió en eso.
Creo que no es hacerse cargo de los errores (si bien todos podemos yerrar) malformaciones, malas interpretaciones o como quieran llamar que solemos adoptar como luminarias de nuestra personalidad. No esperar lo que se deba esperar es uno de ellos, aunque suene a subjetividad.
Nuestra vida es una búsqueda de balance, de equilibrio y la carrera cotidiana opera en contra de esto último.

Aristóteles en su Ética explica

 paciencia: el equilibrio entre emociones extremas. Con ella la persona logra batallar contra el asedio de las tristezas, conflictos, inconvenientes, 

Por todo este cóctel minuto a minuto que solemos vivir (familia, hijos, trabajo, pareja, fantasmas del pasado, presente, futuro, divorcios, adopciones, amores y desamores solo por nombrar algunos) el tanque de la paciencia va llenándose y sabemos que con esto suele acercarse a límites que desencadenan una explosión emocional.


                                                                       Al límite

Welcome autocontrol.
O fuerza de voluntad para no explotar, o ser deliberadamente conscientes de nuestros actos, o esperar lo suficiente para tener esa gratificación. Elijan.
Walter Mischel, prestigioso psicólogo de universidades como Standford y Columbia fue el que estudió el control de estímulos y el retraso de los refuerzos. De aquí salió  un experimento clásico, que fue juntar a unos niños en una habitación y explicarles que podían tomar un malvavisco en ese momento o… dos, cuando él volviera. Una de las respuestas  del experimento fue que los niños de baja autoestima tomaban inmediatamente el dulce, mientras que los que no, se conformaban como personas socialmente mejor relacionadas.
Poder ser paciente.
Paciente viene del latín patiens y tiene dos significados: el que sufre una dolencia y el que sabe esperar.

Pero Dr. Cuánto debemos esperar?

William Hedgcock,  neurocientífico de la Universidad de Iowa (USA) explicó que la experiencia de la paciencia es un recurso finito. Determinada zona de nuestro cerebro se va vaciando como una pileta con agua hasta que…explotamos. Esa explosión es anunciada por las neuronas de la corteza prefrontal  al no registrar actividad.

Nos vemos reflejados?
Queremos que  nuestro hijo deje YA de hacer lo que está haciendo para pasar a la agenda de los padres, a la agenda del día.
Sabemos que dependiendo de las edades y especialmente los menores de 4 años por su conformación neurológica tienen tiempos diferentes, que el control de la impaciencia es un aprendizaje, que la personalidad no es un factor menor, que su personalidad no es una copia de la nuestra, que muchas veces necesitan de nuestros tiempos y nuestras tolerancia para que su mundo funcione de la manera correcta, porque en sus mundos de NO  TIEMPO no hay apuro, hay presente y por lo tanto no hay ni paciencia ni impaciencia?
Pero mandar todo al demonio por falta de paciencia no es propio de estos “tiempos alocados”. En la mitología persa sangue sabur es una piedra mágica que recibía toooodaaa las desgracias, problemas, y situaciones de los que la iban a visitar y contar. La piedra llegaba hasta un nivel y luego explotaba, liberando de las cargas a sus confesores.

Contamos hasta diez, respiramos profundamente, nos conseguimos una piedra mágica, avisamos que se nos va terminando la paciencia y que no es infinita, re pensamos como estamos criando, pensamos que nos sucede hoy que la paciencia casi ni existe, recordamos si nos liberamos de todas esas mochilas que nos encontramos por  los caminos de la vida. Lo que gusten
Los beneficios de detener esa marcha hacia la breve destrucción sin control son mayores a dejarnos arrastrar por la en apariencia deba suceder. No nos acostumbremos a sembrar malos momentos por pequeños que sean.

Porque ya sabemos
Siembra tormentas y cosecharás tornados


                                                                       tranqui...


Comentarios

Entradas populares