Matar a un hijo


                                                     

La noticia del crimen de Ostende ya está en todos lados. Pero más allá del horror por el homicidio de un niño, me va llamando la atención la sucesión, la crecida, el número, la estadística en alza de homicidios cometidos a pequeños que no superan los 5 años.
Estoy en una zona donde la comparación de sensación termina con temperatura por lo que está sucediendo no tiene una brecha demasiado amplia.
Ostende es un balneario. Etiquetas de tranquilidad,  playas y árboles. A las 1130 AM  del Lunes 19 de Octubre un caminante encuentra el cadáver de Benjamín en un  terreno cercano al acceso del balneario, por la ruta 11. Tiene señales de haber sido parcialmente devorado por algunos animales pero luego los forenses definirían su muerte por un golpe seguido de pérdida de masa encefálica.
Me interesa  la superficie del hecho. 



La profundidad está en la mayoría de los medios periodísticos.
Terminan sospechando de Claudia Ayala, su madre, de 22, que no cosecha un solo buen comentario de vecinos hacia la policía por el tato con su hijo. Cuando declara logra contradecirse y hasta una extraña confesión de culpabilidad fuera de los ojos del fiscal.
Qué madre en éste mundo se considera culpable si un desconocido o un cercano cabe en la posibilidad de la muerte de su hijo?


Claudia Ayala

Hasta la fecha, el fiscal de la causa considera suficiente los elementos para imputarla por homicidio agravado por el vínculo.
La muerte de Benjamin podría haberse producido en horas del sábado 17
El domingo celebrábamos el día de la madre en Argentina.


                     
                                                          Escena del crimen en Ostende


Por qué una madre mata a su hijo?
Para expertos como Resnick, las causas más profusas son
·        Por un componente psicótico o sea una pérdida de realidad o ideas Por venganza a su cónyugue  donde la muerte del niño sirve como factor de sufrimiento y punición. Corresponde a ésta clasificación el síndrome de Medea, donde en la mitología griega Medea, considerando a sus hijos meros objetos, los asesina para vengarse de su marido infiel
·        Por fuertes depresiones post parto donde entra el neonaticidio está asociado a la ilegitimidad del vínculo o la falta de la figura paterna.


Medea y sus hijos


Los filicidios menos frecuentes pero existentes recaen en el altruista, para poder liberar a su hijo de un futuro sufrimiento, por móviles económicos, donde el nacimiento o la existencia del menor entorpece la llegada a cierta cantidad de dinero o valores y por maltrato, donde la muerte llega como consecuencia.
De todas maneras Resnick explica que no es tan fácil  ni simple poder clasificarlos tan claramente. La mayoría de las veces existen variables que quedan en la oscuridad de la historia y del crimen
También las edades tienen mucho que ver con las  muertes. Los menores de 6 meses y los recién nacidos son los que estadísticamente encuentran mayor peligro de ser asesinados por sus madres con base en depresiones post parto o psicosis puerperal. Durante el embarazo existe 25 veces más de probabilidad de llegar a una psicosis que en otros momentos de la vida de una mujer.
Entre los 2 y 5 años el móvil frecuente es la venganza hacia el padre y una alta probabilidad de trastornos mentales
Dres como Chang y D Orban encontraron factores de estrés que son camino claro hacia este tipo de actos como barrios violentos, separación y violencia marital y parental, entre otros.
En el estudio sobre filicidio femenino  realizado por Marina Muñoz Rivas de la Universidad Autónoma de Madrid explica que en una investigación sobre 12 mujeres filicidas y con trastornos como esquizofrenia y psicosis toman la muerte de su hijo como una extensión de su suicidio no llevado a cabo, Describen buenos momentos con sus hijos, anécdotas y hasta comparten fotos de sus hijos asesinados. Muchas de ella no sintieron el impulso de matar hasta que produjeron el hecho, algo bastante típico en fases violentas de maníacos.

La sociedad occidental ve al filicidio, al neonatocidio, al infanticidio como una conducta altamente reprobable. Se puede asociar al crimen con conductas violentas de hombres pero cuesta acostumbrarse al grado de terror  proveniente de la muerte de un niño de manos de su madre, por toda la simbología que ello lleva.

Un mes atrás

Otro niño, éste de 4 años años era asesinado por “amigos” de la madre que lo cuidaban temporalmente. No solo lo asesinaron, sino también fue torturado y violado. Fernando Grolino de 23 e Ivana Toledo de 18 telefonearon a una unidad de emergencia médica para solicitar ayuda por vómitos del chico. La médica que llegó al lugar encontró un cadáver de por lo menos 12 horas de fallecido. Fueron acusados de homicidio cuádruplemente agravado, por ensañamiento, alevosía y criminis causa. Esto significa que del resultado de la autopsia salen reiterados ab usos sexuales al niño y la muerte de éste trata de cubrir ese tipo de delito.

Cuando Agosto llegaba a España, dos crímenes daban duro en la sensibilidad del país. David Oubel de la localidad de pontevedra de Moraña mataba a sus hijas de 4 y 9 años. Luego, un hombre en Barcelona asesinaba a su mujer  y dos hijos. Antes, en Málaga, un hombre asesinaba a un niño de 3 años, hijo de su pareja.

El 2015 se convertía en el año de la década con mayores asesinatos de menores: 46
  
Saltándome lo policial, lo forense, lo estadístico, como padre me toca pensar que algo está bien podrido para que una persona degüelle a alguien que le llega a las rodillas. Todavía me cuesta entender la violencia de la enfermedad desatándose en la cabeza de una madre para destrozar a su hijo.
Como alumbrar estos momentos  de abismo que seguramente comenzaron en una respuesta de odio, de no aceptación, de destrucción agazapada, de visión errónea, de dolor incurable?

Ignoro donde falla la cadena para sostener momentos como estos, si en infancias perdidas, si en familias, si en la ausencia de éstas, si en la falta de figuras potables, si en las leyes que permiten que luego de 7 denuncias  sin respuestas una ex pareja vuelva y cobre su venganza sobre todo lo que tiene enfrente. No sé dónde.

Intuyo que los asesinatos de muchos de  los niños antes relatados pudieron evitarse desde el momento en que un bebé quedaba 12 horas sin comer, en la oscuridad y cagado hasta los tobillos, como el caso de Ostende.

Nos quedamos con lo policial y  que siga lo que siga?
En palabras del carcelero de Hamlet, de William Shakespeare “Hay algo podrido en Dinamarca”.
Qué es?







Comentarios

Entradas populares