El resto no importa.




                                                En la oscuridad antes del amanecer 
                                                En el remolino de la tormenta 
                                                Cuando estoy rodando con los golpes y la 
                                                 esperanza se ha ido 
                                                Deja una luz, una luz encendida 
                                                Millones de kilómetros de casa 

                                               En el remolino, nadando 
                                               Cuando estoy rodando con el trueno 
                                               Pero sangro por espinas 
                                               Deja una luz, una luz encendida 
                                               Deja una luz, una luz encendida 

                                               En la oscuridad antes del amanecer 
                                               Deja una luz, una luz encendida


EL 22 DE octubre murió mi madre.
La muerte le cayó en forma de infarto y a mi hermana y a mi que conocemos de RCP y corrimos casi a la par del servicio de emergencias, se nos escapó por muy poco.
Imaginarán y  lo imaginan bien que el silencio que dejó la muerte fue un efecto mucho mayor que la ausencia en el mundo de los  sonidos.  La desesperación por mantener a mi madre conmigo fue  y es una fuerza equivalente a la desesperación por no poder aferrarla.

En este momento de mi duelo me cuesta recuperar la confianza en la vida, en dios, en saber que el mundo es un sitio para vivirlo. Es duro sentirse  desprovisto de sentido.
No puedo hablar ni del amor entre padres e hijos}, ni de la continuidad de la vida, ni de la vida después de la muerte, ni de los buenos recuerdos, ni de lo rápido que parece suceder todo y que hacemos mientras eso sucede.

 No puedo. Ahora solo soy como mi  hijo de 2 años perdiendo de vista su padre o a su madre. Así la angustia, así el llanto, así el reclamo.
El resto de mi familia, mi propia familia, mis amigos, arrojaron ese salvavidas que sin tal, despojan al hombre de su humanidad.
Gracias a ellos.

No podía pensar muy bien. Menos escribir.  Necesitaba contar este evento de mi vida aquí porque éste blog refleja lo que me pasa, lo siento, lo que encuentro, lo que quiero y lo que no.  Ya sabrán, poner estas palabras fue mover una roca gigantesca. Necesitaba contárselos porque estas vueltas de la vida les suceden  a padres, hijos, abuelos y no existe manera de rodearlas.

Están ahí, como nacer.

Y está  mi hijo, que todavía no puedo explicarle lo sucedido pero si necesito dibujarle una sonrisa a pesar de los ojos hinchadísimos.
Y está Jul. Gracias amor.

Y Uds. Los que me leen, que hoy quizás tengan un trago algo amargo pero escuchen al tonto: salgan a abrazar a los que aman.
El resto no importa.







Comentarios

Publicar un comentario

Gracias por tu visita! Y sigue leyéndome!

Entradas populares